Fairy Tale

M.B.:

Me da miedo escribir aquí.

Hace año y medio decidí compartir un resquicio de mi vida en un blog MSN Spaces. Había empezado a bucear en el blog de un hada que me introducía en sus cuentos, y como soy un envidioso culoveoculoquiero, decidí copiarla. Fairy partía hacia nuevas aventuras parisinas y lo que inicialmente era una puerta de comunicación para saber cómo estábamos se tornó en desgarro y melancolía, casi rabia.

El blog inicial, Melancholic Beestung (de ahí viene M.B.), daba cuenta de lo que me pasaba a través de letras de canciones, pensamientos en voz alta o frases de películas. Eran malos tiempos, pero ese espacio de intimidad voyeur me ayudó a levantarme, rehaciendo lazos con personas ahora imprescindibles.

Hoy, tras leer una entrada dedicada al cierre de Melancholic Beestung en ese blog paralelo que es Fairy Tale, algunas lágrimas se liberaron del yugo al que las tenía sometidas y me dejaron una sensación de vacío.

De repente me he dado cuenta de todo lo que ha significado ese espacio en el último año y medio: la desazon inicial que produce el desamor, el odio y la incomprensión que conlleva el darse cuenta de que no puedes ofrecerle a alguien lo que necesita. Feist. La búsqueda de algo nuevo, el clavo ardiendo de la fnac al que me agarré para salir del atolladero y que supone la mejor decisión que he tomado en mi vida. La muerte del primer Melancholic Beestung provocada por un robo de cuenta de MSN aún ilocalizado, la creación de una segunda edición, con más ganas pero algo de tristeza.

Ahora releo la entrada inicial de esa Second Edition del espacio que comenzaba con un “Bonyug-a à tois! Bienvenidos a este nuevo Cabaret de picaduras de abeja melancólicas.” y no puedo evitar suspirar. Closer y Emir Kusturica simbolizaban esas etapas cíclicas que han sido estos meses.

Los sucesivos reencuentros, las estrellitas punzantes ya conocidas en mi estómago, la conciencia de la imposibilidad de que pasara algo; porque, aunque hay Cosas que Nunca te Dije, no se puede empezar de cero. Y si se pudiera, volvería a hacerlo todo igual. Porque soy así, y porque no voy a cambiar por ti. Cuando entré a currar en la fnac me dijiste que sería mejor, que así dejaría de ser Amelie. He decidido que, por mucho que este año me haya curtido el carácter, no puedo cambiar mi esencia. No me buscabas a mí, por mucho que Ismael Serrano me hiciera pensar lo contrario.

Todo lo que he escrito allí fue por tí, y eso no cambiará aquí, por mucho que la estrellita del MSN ya no te avise de mis actualizaciones. Sé que tendré menos visitas, que se escinden en parte aquí nuestros caminos tangentes. Pero en un Inventario de Lugares Propicios al Amor sé que estamos predestinados a aguantarnos.

Mi nueva pasión por la fotografía (y mi Panasonic FZ-5), los devaneos con la Yoicks (a la que echo de menos tras su desaparición, comprensible, hace varios meses), los ilomantsis de SmartieMart o los sueños hurdidos sobre promesas con Souvenir (por favor, sigue aquí, don’t leave me).

Nuestro encuentro en el Restaurante Amarillo un 21 de noviembre, tú como Kill Bill y yo con Alain Delon destrozándome el pecho.

C’est étrange,
je n’sais pas ce qui m’arrive ce soir,
Je te regarde comme pour la première fois.

Je n’sais plus comment te dire,

mais tu es cette belle histoire d’amour…
que je ne cesserai jamais de lire.

Tu es d’hier et de demain

de toujours ma seule vérité.

Tu es comme le vent qui fait chanter les violons
et emporte au loin le parfum des roses.

Tu es pour moi la seule musique…
qui fit danser les étoiles sur les dunes

Tu es mon rêve défendu.

Mon seul tourment et mon unique espérance.

La desesperanza, dos días después, en el concierto de Kusturica porque no soy gracioso cuando pretendo serlo y porque no hay quien te entienda. Bleu, Blanc, Reuge, Hingis y Valverde. Martha Wainwright. Un mes más tarde, you did it trice. Demasiados Volim Te encubiertos entre líneas; GurbETe es un homenaje a tu Sin Noticias de Almurb y Turner hace arder el nuevo cortafuegos de los Separate Ways.

Oh You Bloody Mother Fucking Asshole.

Y un año después, Elechenka reescribiendo el final de la aventura. Hoy todo me produce desazón, incluso mi Pequeña Miss Sunshine a la que espero no perder nunca. Dos Semincis después, hogueras de San Juan incluidas (Deseos, Paralelismos y Otros Apretamientos Temporales de la Conciencia) y con varios intentos de olvidarme de ti a las espaldas, Melancholic Beestung cierra para iniciar nuevos caminos.

En la última etapa, feliz como estaba por lo que lo estaba (sic), cambié cosas en el blog. Le di más importancia a las fotos que había hecho, a la música y a los vídeos. Una de las últimas entradas era sobre el nuevo disco de Damien Rice. Pensé que sería la mejor forma de cerrar el círculo, nuestro círculo. Sobre todo tras nuestro último encuentro Fridiano.

Ultimamente no hablaba de ti. No porque dejara de pensarte, sino porque no podía encallarme en tu recuerdo. Estaba empezando a delirar, a crear recuerdos que, como hablábamos, nunca habían sucedido.

Ahora sólo quiero creer que aquella risa en renglones separados del primer día que te conocí no fue un recuerdo inventado.

Nunca podré darte todo lo que te mereces. But Follow Me, plz… Aunque ya nada sea lo mismo. Aunque nada tenga sentido.

13 de Diciembre de 2005 (Alma Errante):

Llevo tu nombre adherido a mi Alma…

He intentado borrARTE

odiARTE

fusilARTE;

matARTE, llorARTE, dejar de pensARTE,

y de amARTE.

enharinARTE y estrangulARTE.

Pero es inútil,

en todo siempre queda pARTE

de ti.

Te he pensado en tantas cosas

que nunca te dije,

que mi vida sin ti

es sólo una rubia adolescente

qui fait l’amour dans la bibliothèque.

Pero, ¿cómo olvidarte?

si en mis sueños me mecen voces búlgaras,

y los latidos de mi pecho están balcanizados.

Si hasta cuando me sé insoportable

me tranquiliza la levedad

de tu ser.

Pretendí escalar la Antártida de tus senos,

y he violado mi razón en cada desendaño.

Me he deshecho al comprobar,

cómo las lágrimas de Macondo

tras el cristal

se alían contigo,

frágiles,

y se acompasan antes de perderse

al piano francés

de Tiersen.

Porque sin ti

mi Alma sólo grita

de dolor interjetivo:

Ah!

sin hache.

Published in: on noviembre 20, 2006 at 12:39 am  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://slumberland.wordpress.com/2006/11/20/fairy-tale/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Bleu, Blanc, ROuge…lalala

  2. Qué caragüevo eres, pues no pienso cambiarlo, porque yo hablo francoprusiano del siglo XVIII y antes Rouge se decía Reuge.😛

    Gracias por el cuento, fairy.

  3. jo… no pensaba comentarte en este post, pero me ha parecido mazo de bonito ^^… me has puesto melancolika a mi tb… malo ¬¬


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: