Ofelia

Esta mañana me siento como la Ofelia de Millais, y no sólo por el cansancio… Hoy volí a soñar con ella, la que antes eras tú. Con su habitación barroca y opresora, con su mirada acristalada e indescriptible; con su risa en renglones separados y sus gritos sinsentido. Yo era una Sleeping Beauty enruecada que aguardaba a la sentencia de su juicio final. Como un grano de arena que se ahoga con las olas en la playa cada marea, simplemente esperaba a que vinieras a rescatarme. Porque el cuento a veces no termina con la princesa despertando del sueño, pero la marea tiene que bajar.

Ofelia, de Millais

…Llegada que fue, se quitó la guirnalda, y queriendo subir a suspenderla de los pendientes ramos; se troncha un vástago envidioso, y caen al torrente fatal, ella y todos sus adornos rústicos. Las ropas huecas y extendidas la llevaron un rato sobre las aguas, semejante a una sirena, y en tanto iba cantando pedazos de tonadas antiguas, como ignorante de su desgracia, o como criada y nacida en aquel elemento. Pero no era posible que así durase por mucho espacio. Las vestiduras, pesadas ya con el agua que absorbían la arrebataron a la infeliz; interrumpiendo su canto dulcísimo, la muerte, llena de angustias

Shakespeare – Ofelia

Published in: on abril 4, 2007 at 12:56 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://slumberland.wordpress.com/2007/04/04/ofelia/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: