Obsesiones Quinceañeras

Cuando estaba en el colegio dirigí un cutrecorto con unos amigos (Gran Klan Korova y aledaños) que, inexplicablemente, ganó el premio al mejor montaje y mejor corto en el festival que se hacía entre todos los alumnos del colegio (imaginad cómo eran los otros). El caso es que pretendía ser un corto de suspense a lo Hitchcock, donde el asesino era un demente que tenía un cuarto de revelado y escribía sus obsesiones en las paredes. Sólo cuando la luz roja del revelado incidía en las paredes podían verse las pistas para resolver el crimen.

Todo esto fue antes de Seven y, por supuesto, antes de El Número 23, la película que fui a ver este fin de semana para no darle más cancha a la Piaf. Al final, en mi corto tuvimos que cambiar esa parte por cuestiones presupuestarias, y el malo sólo escondía un par de pistas detrás de un cuadro de Vasarely, pero al ver la irregular película del viernes me divirtió ver una escena similar, luz de revelado incluida. Son cosas que se te ocurren con 16 años, no en una peli de Hollywood, ¿no?😉

La idea ofrece posibilidades: un hombre (Jim Carrey, de nuevo en un papel serio) empieza a leer un libro con el que se identifica plenamente, y se obsesiona con el número 23 y sus infinitas combinaciones en la vida real. Como una suerte de número apocalíptico (faceta ya explotada en Lost, en la combinación 4 8 15 16 23 42), la película intenta atrapar claustrofóbicamente al espectador introduciéndolo en su paranoia para arrastrarle (tramposa, aunque previsiblemente) hasta un final que mejor será no desvelar aquí.

La película hubiera dado para mucho más si o estuviera dirigida por el ineficaz (y falto de talento narrativo) Joel Schumacher. Con una estética feista, hortera y pseudopostmodernista, la realización se hace tediosa, y sólo el guión mantiene la tensión del espectador. Soy demasiado crítico. La verdad es que me entretuvo durante dos horas y me vació la mente de estupideces expresionistas. Intrascendente.

The Number 23 (2006) / Director: Joel Schumacher / Guión: Fernley Phillips / Intérpretes: Jim Carrey, Virginia Madsen IMDB.

Lo Mejor: El guión; Jim Carrey haciendo de nuevo de actor serio. El concepto de Obsesión.

Lo Peor: La realización y su pretendida trascendencia, cuando en realidad sólo es un divertimento

Valoración: 6,5/10

Cartel de El número 23

 

El caso es que después me fui a explotar mi faceta obsesiva-voyeur fotografiando a la gente que echaba la tarde en la Plaza Mayor y el Palacio Real, y pasé una estupenda noche de papiroflexia y billar junto a K The Finest (^_^ Thanks ^_^), para terminar junto a la PolishFrancoChilena-Morataleña-Natalinska (caragüevo, menos mal que pasó Ségolène, si por no votar llega a quedarse en el camino te mato…) borrachín a las seis de la mañana. Un gran fin de semana; nuevos horizontes, obsesiones enterradas…

Purista en la Plaza Mayor

Gravedad Cero

Papiroflexia Desenfocada

Drunk

Y ya que el post de hoy va sobre obsesiones quinceañeras, me arriesgaré a perder unos cuantos puntos ante quien corresponda, y termino diciendo que ¡me flipa el último disco de Avril Lavigne!

(juas)

Avril Lavigne Girlfriend

Published in: on abril 23, 2007 at 4:03 pm  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://slumberland.wordpress.com/2007/04/23/obsesiones-quinceaneras/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Avril Lavigne???

    eso es peor que el que me sorprendan con las Spice Girls en el coche….jujuju

    Thanks u 2

    =)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: